Behind The Clap 1×09 Chus Lampreave y más chicas Almodóvar

Estas semanas el director de cine Pedro Almodóvar ha sido protagonista por dos razones: aparecer, junto con su hermano, en una offshore de los papeles de Panamá y estrenar su última película Julieta. Debido a este escándalo el director manchego decidió no aparecer en los medios, ni tan siquiera para hacer promoción de su cinta. Así que este papelón lo tuvieron que desempeñar las actrices del reparto, como Adriana Ugarte, Emma Suárez, Rossy de Palma, Michelle Jenner, etcétera.

519076122
Emma Suárez y Adriana Ugarte en la presentación de Julieta en Barcelona

Por eso he decidido que el programa de esta semana este dedicado a las actrices que han protagonizado varias de sus películas. Mujeres que han encarnado a personas fuertes, con carácter pero con un punto frágil a su vez. Tal vez, sea esto lo que nos gusta más de estás mujeres, la dualidad de sus personalidades. Hablamos de actrices como Carmen Maura, Verónica Forqué, Victoria Abril, Cecilia Roth, Marisa Paredes, Penélope Cruz, Rossy de Palma, … y por su puesto Chus Lampreave.

chus-lampreave-e1459864533310
Chus lampreave en ¿Qué he hecho yo para merecer esto!

Chus Lampreave nos dejó el 4 de abril con 85 años. Ella ha sido una de nuestras chicas Almodóvar favoritas, por este motivo en este programa le dedicamos unos minutos a ella y a escuchar su mágica vocecita en alguna de sus mejores interpretaciones. Su pérdida debe haber sido otro gran mazazo para Pedro Almodóvar, ya que en ella ha confiado montones de veces, llegando a decir que “ella desprendía alegría, optimismo, sentido del humor y bonhomía”.

Además, repasamos algunos de los directores que este año asistirán al Festival de Cannes. Y la película recomendada de la semana: Musarañas (2014)

Aquí tenéis el programa de Behind The Clap del día 15 de abril emitido en Radio Linea IV :

Ir a descargar

Track list:

  • El Desaparecido – Manu Chao
  • No hay tanto pan– Silvia Pérez Cruz
  • Déjame recordar – Bola de Nieve
  • Ne me quitte pas– Jacqes Brel
  • Pecadora – Hermanos Rosario
  • Volver-Estrella Morente
  • BSO Hable con Ella de Alberto Iglesias

Corazones helados entre salidas y llegadas

Los trabajadores en el Aeropuerto estamos acostumbrados a ver y vivir situaciones frente a las que otro ciudadano se sorprendería. Para nosotros es el pan de cada día ver, por ejemplo, las ordas de turistas que llegan buscando sol y playa, algunos con más de una copa encima, gente durmiendo en las terminales a causa de las cancelaciones e incluso personas que viven allí, policías que parecen sacados de Call of Duty y leyendas sobre algunas aerolíneas. Dentro de esta cotidianidad, de la cual podría salir un guion para una serie, hay momentos en que la realidad nos sacude tan fuerte que nos despierta de nuestro ‘frívolo’ trabajo: la muerte.

No tiene por qué ser en nuestro mismo aeropuerto, puede ser a cientos de quilómetros de distancia, pero el hecho de que una terminal haya sido objetivo de un atentado terrorista, nos despierta de nuestro letargo (si así le podríamos llamar). Siempre somos conscientes que trabajamos en un sitio sensible a actos terroristas, pero no se piensa en ello. Cuando ocurren actos como el del pasado martes en Bruselas, se encienden todas las alarmas, algo sacude el cuerpo y se te descongela el corazón. Lo mismo que ocurrió hace un año justamente cuando el Airbus de Germanwings se estrelló en los Alpes.La tragedia del vuelo 4U 9525 Barcelona-Düsseldorf también fue un momento doloroso para el aeropuerto, nadie está preparado para semejante drama, donde prácticamente puedes palpar la tragedia con las manos.

Ahora debéis pensar que trabajar en un aeropuerto es una pesadilla, pues no es así. Te aporta varios puntos de vista diferentes, aparte de que te incita a viajar una barbaridad. Tal vez una de las cosas más importantes es que llegas a conocer a montones de culturas, nacionalidades y acentos. Gente que viene a disfrutar y a vivir en la cosmopolita Barcelona, así es como se lo vendemos a los turistas ¿no? En este país nos gusta ser cosmopolitas si el que viene pretende dejarse dinero en nuestra ciudad, si no es así, cargamos contra él, lanzándole todas las culpas, diana de todos los problemas de nuestra sociedad.

Deberíamos preguntar a los que utilizaron el hashtag #StopIslam el pasado martes, convirtiéndolo en ‘trending topic’, por qué quisieron asociar a toda una cultura con un grupo terrorista fanático religioso. Asociación que cae bajo su propio peso, si tenemos en cuenta que las víctimas de ISIS son mayoritariamente musulmanas y practican la religión del islam. Si seguimos este camino conseguiremos caer en la trampa de los terroristas y de la extrema derecha europea, cada uno por su lado lo único que pretenden es fragmentar nuestra sociedad y a su manera quebrantar los valores democráticos que antes lucíamos orgullosos por ser europeos. Ahora de lo único de lo que podemos enorgullecernos es de la capacidad de nuestros dirigentes para congelar y descongelar su corazón en función de quienes son las víctimas, si son de los nuestros o son del otro lado del Mar Mediterráneo. Preguntaos si llegará el día en que el cerco se irá cerrando y ni tan siquiera la Europa del sur será de los suyos. No somos mejores que los que están en Idomeini, somos iguales, solo que ellos no pueden escapar del drama cogiendo un avión de regreso a Siria. No pueden congelar sus corazones, los suyos ya están sangrando.

Oscar 2016, una noche para reivindicar

Míralos que guapos ellas y ellos. Luciendo vestidos de las mejores firmas de moda, enseñando pierna y escote, siendo el escaparate del trabajo de estilistas, maquilladores y peluqueros con sus sonrisas de estrella. Y ellos sorprendiéndonos con trajes como el de Jared Leto, o sudando la gota gorda con una chaqueta de terciopelo, como aseguraba Eddie Redmayne. Qué jolgorio ver a los críticos de moda estirarse de los pelos porque para ellos ni una de las actrices ha ido lo suficientemente arriesgada e innovadora con sus modelitos. Esa es la alfombra roja. Al menos aquí han podido desfilar guionistas y técnicos por el mismo sitio donde posan actrices, actores y directores.  La polémica de los Oscar ha sido otra muy diferente a la de los Goya.

Este año entre los nominados no ha habido mucha variedad étnica, la mayoría son de origen caucásico. Lo cual ha generado un movimiento para boicotear los Oscar, promovido sobre todo por Jaden y Will Smith. Así que Chris Rock, que es el presentador, ha aprovechado esto para conducir una gala llena de chistes que ironizan sobre la diferencia de oportunidades y el racismo latente que sufre la comunidad negra. Ha empezado la gala con un monólogo, no hay números musicales, sólo el cómico cara a cara con el público. Da comienzo ‘El show de Chris Rock’. El cómico ha criticado el racismo de Hollywood y el boicot de sus detractores, ambos bandos salieron mal parados. Por un lado asegurando que “no queremos boicotear nada, queremos las mismas oportunidades”, y por otro afirmando que “Jada no viene, ha boicoteado la gala. Es como si yo boicoteara las bragas de Rihanna, nadie me ha invitado”.

 

A eso le siguieron palabras muy acertadas que hacían referencia al racismo latente en Estados Unidos, que es mucho menos del que sufría la sociedad afroamericana en el siglo XX. Pero que a día de hoy sigue teniendo una parte de realidad, sobre todo en relación a los prejuicios que se muestran a la hora de escoger el reparto para algunas cintas. “La comunidad negra no protestó sobre los Oscar en los 50 o los 60 porque en ese tiempo teníamos cosas reales por las que protestar”, afirmada Chris Rock, segundos más tarde añadía al monólogo “este año, las cosas van a ser diferentes. En el segmento In Memoriam solo aparecerá gente negra que ha sido tiroteada por policías”. Y todo este humor negro era aplaudido por los asistentes a la gala. Consiguió hacer denuncia, que calara y nunca llegase a aburrir del todo. Eso sí, entre premio y premio, todos los chistes hacían referencia a los prejuicios sobre la comunidad negra. Además, gran parte de los presentadores eran negros e incluso pudimos ver a la colombiana Sofía Vergara, la hindú Priyanka Chopra y el surcoreano Lee Byung-hun. De hecho, fue durante la gala y la alfombra roja, que varias opiniones apuntaron que en estos momentos es al colectivo asiático al que se tiene más olvidado en estos premios.

 

160229041130_sp_sofia_vergara_640x360_afp_nocredit
Sofía Vergara y Lee Byung-hun presentando el Oscar a Mejor película de habla no inglesa, que se lo llevó la cinta El hijo de Saúl. /AFP

Pero la gala no estuvo marcada solamente por una reivindicación a favor de la diversidad étnica y la igualdad de oportunidades en Hollywood, si no que el escenario se transformó en una plataforma de denuncia y reclamo.

Era evidente que siendo Leonardo DiCaprio un ecologista de pro, su discurso, tras recibir el premio a Mejor Actor, iba a ir dedicado a advertir la problemática del cambio climático, “El Renacido es una película sobre la relación del hombre con la naturaleza y el pasado año 2015 fue el más caluroso del que tenemos registros. El cambio climático es algo real, está sucediendo en estos momentos y es la amenaza más urgente a la que se enfrenta nuestra especie y tenemos que trabajar juntos para hacerle frente”. Estaba ahí delante de millones de ojos expectantes, muchos de los cuales esperaban que Leonardo DiCaprio recogiera la estatuilla esa noche, porque ha demostrado su talento en muchas películas. Y cuando por fin Julianne Moore lee su nombre, el sube al escenario y dedica una parte de su discurso de agradecimiento a aquellos compañeros y directores que le han hecho llegar hasta ahí, y después se extiende en su mensaje de respeto y protección de la Tierra, “tenemos que trabajar juntos, de manera colectiva, y tenemos que apoyar a los líderes de todo el mundo que no hablan en nombre de los grandes contaminantes y las grandes corporaciones, sino que hablan en nombre de toda la Humanidad.  Además recordó que los estragos causados por el cambio climático perjudican a aquellas sociedades que menos daño han hecho a la naturaleza, arrasando el hábitat donde viven por culpa de la codicia de las grandes corporaciones. Y finaliza de una manera rotunda, con una frase que cala: “No demos este planeta por sentado“. ¡Chapo!

Y hablando de alegaciones contra grandes corporaciones, los guionistas de La gran apuesta dijeron la suya, en concreto Adam Mckay. Cuando los escritores Charles Raudolph y Adam Mckay, subieron a recoger su premio a Mejor guion adaptado por La gran apuesta, el segundo dijo “si ustedes no quieren que el gran dinero controle el gobierno, no voten por candidatos que toman dinero de los bancos, petróleo o de los extraños multimillonarios… deténgalo”. Estas declaraciones también eran de esperar, debido a que el guion por el que han sido premiados reflexiona sobre la quiebra del sector inmobiliario norteamericano que originó la crisis económica mundial del 2008.

En cuanto a historias que se basan en hechos reales, la triunfadora de la noche fue Spotlight. Una grata sorpresa, ya que a medida que la noche transcurría parecía que el premio sería para El Renacido, ya que Mad Max había arrasado en casi todos los premios técnicos. Un premio otorgado a una cinta que trata sobre el periodismo de investigación y el trabajo de los periodistas del Boston Globe sobre los múltiples casos de pederastia ocurridos durante años en la ciudad de Boston y que habían sido silenciados por la archidiócesis. Los productores, Michael Sugar, Nicole Rockin, Blye Pagon Faust, Steve Golin y Michael Bederman, subieron al escenario junto a todo el reparto de la cinta, junto a director y guionistas (los cuales también ganaron el Oscar a Mejor guion original) y utilizaron el micro para dar más repercusión a este caso. Tal y como dijo Michael Sugar, “esta película es una voz, esperemos que la voz se convierta en un eco y llegue hasta el Vaticano, al Papa Francisco, porque es hora de proteger a los niños y restaurar la fe”.  Tras esto, Blye Pagon Faust subrayó el increíble trabajo de los periodistas, “no solo afectan al cambio sino que nos han demostrado la necesidad de un periodismo de investigación”. Ya veremos que repercusión tiene este premio en la historia que explica la cinta, que de hecho es la segunda reafirmación de este caso de abusos infantiles por parte curas de una iglesia en Boston,  puesto que el reportaje del Boston Globe ganó el Pulitzer.

Antes de entregar el premio a Spotlight, ya se tocó el tema de los abusos sexuales en la gala. Cuando apareció el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, todos estaban sorprendidos y sobre todo porque a él le tocaba dar paso a una actuación, la de Lady Gaga. Ella iba a subir al escenario para cantar la canción Til it happens to you, una canción que trata sobre el drama que sufren las víctimas de violaciones en campus universitarios que recoge el documental The Hunting Ground. Los abusos sexuales en las universidades de Estados Unidos son más comunes de lo que parecen, pero son silenciadas por el supuesto desprestigio que puede suponer a la institución. Un auténtico horror por el que tienen que pasar las víctimas, que encima de sufrir abusos sexuales son coaccionadas y tratadas como culpables. Por eso es importante que Joe Biden apareciera presentando a Lady Gaga, aportando datos escalofriantes sobre abusos en universidades y subrayando “¡Cambiemos la cultura! Debemos y podemos cambiar la cultura para que ninguna mujer u hombre abusado, como las supervivientes que verán esta noche, sientan que deban preguntarse ‘¿qué hice?’. No hicieron nada malo”.

Es sin duda la actuación de Lady Gaga la que emocionó más, de hecho se pudo ver a Rachel McAdams y Kate Winslet muy emocionadas con la canción y la puesta en escena. Ya que mientras Lady Gaga interpretaba Til it happens to you un grupo de jóvenes víctimas de abusos sexuales entraron en escena, mostrando mensajes en sus brazos que decían: “No es tu culpa”, “A mí me pasó” y “Superviviente”. A pesar de esta espectacular puesta en escena y una voz tan potente como la de Lady Gaga, la cantante no se llevó el Oscar a Mejor canción original. El premio cayó en manos de Sam Smith (para desgracia de muchos) por la canción Writing’s on the Wall de la cinta de James Bond, Spectre. El cantante aprovecho para dedicar el premio a la comunidad LGTB, haciendo suya la reivindicación del actor Ian McKellen que aseguraba que la comunidad gay estaba poco representada en la industria. “Leí un artículo unos meses atrás de sir Ian McKellen, y dijo que ningún homosexual abiertamente declarado había ganado un Oscar, y si este es ese caso, incluso si no es el caso, quiero dedicar esto a la comunidad LGBT en todo el mundo”, dijo Sam Smith, pero esto no es cierto, ya que Elton John ganó el Oscar a la mejor canción por Can you feel the love tonight (El Rey León, 1994). Y ya hacía siete años que el cantante habló públicamente de su vida privada.  Además en 2009, Dustin Lance Black ganó el Oscar al mejor guión por Milk. El guionista expuso en un emotivo discurso de agradecimiento que cuando de adolescente conoció la labor del activista Harvey Milk, su historia le dio “la esperanza de que podría vivir mi vida abiertamente como soy y de que quizás un día podría enamorarme y casarme”. A pesar de la equivocación, el mensaje de Sam Smith también es importante en una industria donde la condición sexual de las personas homosexuales ha sido un hándicap a la hora de encontrar trabajos.  “Estoy aquí esta noche como un orgulloso hombre gay, y espero que algún día todos podamos estar aquí como iguales”, finalizó el cantante.

Sin duda esta ha sido la gala de los Oscar más reivindicativa de los últimos años. Donde todos han podido defender sus luchas a pesar de las sintonías que ponían desde producción para acortar los discursos. No ha habido números musicales, solo tres actuaciones, y tampoco ha habido canciones de hip hop como en los Goya. Una gala que no ha sido aburrida, a pesar de que en Twitter muchos usuarios se quejaban de las constantes bromas sobre los prejuicios hacía los negros. La ironía y los discursos reivindicativos han salvado esta gala de más de tres horas, bueno y también nos ha mantenido expectantes el premio a Mejor actor, todo sea dicho, queríamos saber si Leonardo DiCaprio se iba a llevar este merecido premio después de muchas magistrales interpretaciones. El próximo año le toca a Glenn Close, Bill Murray, Ralph Fiennes y así un largo etcétera.

Ahora sigo con mis mejores galas, mi pijama, y me voy a dormir, mientras los protagonistas de esta noche se van a disfrutar de una noche mágica y de fiestas arrolladoras. Sinceramente, si Leo no se hubiese llevado el premio, esto no me hubiese quitado el sueño. Ellos siguen con sus vidas y nosotros seguimos en nuestra realidad. La noche mágica volverá dentro de un año.